domingo, 1 de febrero de 2009

El zen, una búsqueda de felicidad interior


El maestro Dokushô Villalba recoge en ´En la plaza del mercado´ técnicas de meditación.

"Lo esencial para vivir en un estado de felicidad es la calidad del ser, no la del tener". Esta es una de las máximas que el monje soto zen y maestro Dharma Dokushô Villalba predica en su libro ´En la plaza del mercado´, una publicación editada por Aguilar y que expone las claves para comprender y sanar el malestar existencial en la era de la globalización a través de la meditación.

En una entrevista con este periódico, el maestro señaló que "el dinero se ha convertido en el nuevo Dios a adorar y la producción y consumo en el nuevo rito de expiación".

"Los efectos colaterales de este economicismo rampante son la injusticia social, los males ecológicos, la dominación neocolonial y confundir el precio con el valor de las cosas", añadió Villalba, fundador de la Comunidad Budista Soto Zen española y del Templo Zen Luz Serena.

Es por ello que Villalba quiere "aportar la visión del zen a esta situación" mediante su libro. "La búsqueda de la felicidad a través de la adquisición de bienes materiales nos hipoteca a depender de algo externo. La meditación zen ayuda a entrar en contacto con nuestra intimidad más profunda, con nuestros sentimientos y sensaciones, con la felicidad. Nos da un poso de satisfacción que nos hace depender cada vez menos de lo que poseemos y consumimos", añadió.

´En la plaza del mercado´ habla del zen desde sus inicios en India en el siglo V antes de Cristo, y trata la historia de esta cultura de una forma más actualizada: los principios filosóficos y la cosmovisión propia del zen entran en contacto con la fisiología, la neurología, la física cuántica y la psicología, matiza el maestro.

"Explico la técnica de meditación zen, fundamento de la tradición", añade Villalba, que se alegra de que la comunidad zen en España está en continuo crecimiento. Aunque advierte a los que se quieran adentrar en esta cultura: "el zen no es una ideología, ni una filosofía como tal, ni una religión. Es una práctica de meditación que conduce a una experiencia espiritual, a un estado de conciencia hasta llegar a un estado que se llama despertar", concluye.

Jesu, Joy of Man's Desiring